Carta de una desconocida — S. Zweig



«Solo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue tuya aunque nunca lo supiste. Pero solo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que siempre fue tuya, desde la primera hasta la última hora».


Les cuento una anecdotita antes de ponerme a opinionar.

Rosaura, una de mis profesoras favoritas en todos mis años que pasé como estudiante, me vio un día haciendo tiempo en las escaleras del instituto. Un profe había faltado y tenía dos horas libres. En fin, que me dice que si quiero estar en el departamento de Castellano para que estuviera más cómoda y calentita. No había nadie más ahí y... una no le podía decir que no a Rosaura, simple y llanamente. Una mujer superadorable.

Total, que como estaba mirando la estantería de libros que había por allí, me recomendó leer un libro de un escritor del que yo no sabía ni pronunciar el apellido. Era cortito y supuse que podría terminarlo en ese tiempo libre que tenía. El caso es que no llegué a terminarlo y me comí el recreo entero en el departamento con el libro en la mano y la vista pegada a las páginas de Carta de una desconocida. Luego se hizo la hora de ir a clase de Historia y me faltaban más o menos diez hojas, y yo sufría porque no iba a llegar a terminarlo. Seguro se pueden identificar con esas palpitaciones que nos agarran cuando queremos saber cómo sigue la historia, pero no tenemos tiempo para averiguarlo. Así que Rosaura me lo prestó para que pueda terminarlo de leer en casa. Se lo devolví al día siguiente habiendo conocido a un autor fantástico... y al que volvería a leer en otros libros.

¡Gracias, Rosaura!


Carta de una desconocida es una de las obras más conocidas (por no decir la más conocida) de Stefan. ¿Que por qué lo llamo por su nombre de pila? Porque a los amores a primera palabra no se los puede llamar de otra manera, y porque con su estilo de redacción tan cercano, simple pero elaborado, sensible pero no sensiblero, Stefan consigue que leas sus palabras una tras otra imaginándote que él es un cuentacuentos perfecto que te cruzas por la calle y al que te paras a escuchar embobada.

Es cierto que es prosa, pero lo lleva a tal nivel de belleza emocional y descriptiva que es como poesía.

Enamoradita estoy de Stefan Zweig.


Y es que poco se puede decir del libro que no se haya dicho ya.

Empezamos con que a un escritor de fama mundial le lleva una carta que carece de remitente justamente el día de su cumpleaños. Así que, picado por la curiosidad, se pone a leer la misiva.

Él es el típico famoso mujeriego por el que todas las jovencitas (y no tan jovencitas) suspiran. Es atractivo, atento, despreocupado, cariñoso en el lecho, intelectual, no menosprecia a nadie, tiene buena conversación... pero no se casa con nadie. Ni literal ni figuradamente. El hombre nunca promete nada. Es un espíritu libre que no quiere ataduras con nada ni nadie. Va y viene cuando le apetece, pero nunca le falta el respeto a nadie a sabiendas.

«Sólo te tengo a ti, que nunca me conociste, a quien siempre he querido.»

Y ella, de la que nunca llegamos a conocer el nombre, es una mujer que va pasando por todos los estados de enamoramiento que existen. Le explica su vida desde el lecho de muerte de su hijo, y probablemente el suyo también. Al narrar ésta su vida (desde el momento en que él se mudó a la habitación de enfrente del que vivía ella), vemos cómo va evolucionando su manera de pensar, su manera de actuar, su manera de vivir. Nunca cede su casi obsesión por el escritor que ahora se convirtió en su lector.

Una lectura sobre la vida de los famosos y de la primera fangirl de póster a tamaño natural de la historia xD. No, ahora en serio. El tema que trata, y sobre todo la manera en la que está escrito, es bastante profundo y la última línea (que no voy a spoilear), entre otras muchas, es una preciosidad.

«... todos se enamoraban, todos se mostraban adictos y me querían todos, excepto tú, amor mío.»

Es un libro perfecto en todos los sentidos. No es un cuento de hadas, pero la trama es creíble, consistente y coherente desde la primera hasta la última palabra.




Hay dos películas de este libro. Carta de una desconocida (1948, estadounidense) y Carta de una mujer desconocida (2004, asiática). Además, salió una peli biográfica de Stefan Zweig llamada Adiós a Europa.

Comentarios

  1. Se ve muy interesante!! Lo pondré como pendiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Cuando lo leas, pásate a comentar que quiero fangirlear con alguien ♥♥♥

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Charlie Parker — 7. Los hombres de la guadaña — J. Connolly

Caen estrellas fugaces — J. Gil Romero

Herida muy profunda — Marissa Farrar

La enfermedad de las emociones: el trastorno bipolar — Varios Autores