McLeod — 2. Pintar en las sombras — A. Martin Flynn


La condesa Lobelia Hart está horrorizada: su sobrina Joanna, escudándose tras un nombre masculino, ha solicitado ser miembro del Círculo de Caballeros dedicados a las Artes. El padre de la joven, lord Maximilian McLeod, le ha confiado a Lobelia la tarea de encontrar un marido para su hija, pero la muchacha no le facilita la misión a su tía.

En casa de los Hart, Joanna sueña con convertirse en una pintora profesional y recorrer el mundo. Desafortunadamente, para una joven de alta sociedad de fines del siglo XVIII ese destino resulta tan imposible como tocar el sol.

Desgarrada entre las ansias de dedicar su vida al arte y la obligación de honrar a su familia, Joanna vive una doble vida: de día se comporta de acuerdo a los estrictos parámetros sociales que le impone su tía y de noche se entrega a su pasión por la pintura.

Mientras tanto, en el barrio más elegante de Londres, el duque de Cunningstone, un solterón empedernido y reconocido mujeriego, acaba de adquirir el cuadro más excepcional de su vasta colección. Enciende aún más su interés que el autor se niegue a revelar su identidad, motivándolo a hacer lo imposible para desenmascarar al escurridizo artista. Él no sospecha que el pintor es, en realidad, una joven dama.



Empecé a leer este género porque tengo un trabajito y necesito documentarme sobre la terminología y la etiqueta de la época, incluyendo las fórmulas de respeto cuando se hablan los nobles entre ellos y a los demás.

Aaah, y se preguntarán: ¿por qué empezó una saga por el segundo libro? Pues porque no sabía que formaba parte de una saga, jajajajajaja. En la ficha de GoodReads no lo pone en el título y tampoco en la sinopsis (aunque no la leí completa antes de leerlo, xD)


Pues lo cierto es que ésta será una minireseña porque no hay mucho que decir, como me suele pasar con los libros románticos de toda clase.

Vale, no esperen un amor a fuego lento. No, no, no. Es un instalove en toda regla y por doble. El instalove mental y el instalove físico. Como nos dice la sinopsis, es ella quien pinta los cuadros a escondidas porque las damas no deben ganar dinero por su trabajo porque se considera un deshonor, lo hagan bien o lo hagan fatal. Y es él quien, en busca de arte que lo conmueva para sosegar su hastío generalizado, ve en el cuadro triste de ella algo que le llama la atención y queda embelesado. Ahí está el instalove mental.

Y el instalove físico se produce en su primer encuentro. Casualmente, como siempre. ¯\_(ツ)_/¯

Hablando del físico, digamos que ellos y ellas son preciosos. Pelo sedoso. Brazos y pecho musculado. Mirada inteligente y sensual...

En cuanto a las personalidades, están todos bastante caricaturizados. Los buenos son buenos les pase lo que les pase. Los malos son malos hasta la médula. Los interesados son interesados con todos y en toda situación... Vamos, que nadie evoluciona en nada.

Hay momentos de risas, proporcionadas por Joanna y su primo. Hay momentos tiernos (pero no me movieron un pelo) en la pareja protagonista.

También está presente esa atmósfera de liviandad que te proporciona una lectura que te entretiene, pero que no te hace sentir lo que sienten los personajes. No he llegado a empatizar con nadie, y eso es lo que extrañamente necesitaba... aunque suene raro, es por eso que le sumo puntos: por el entretenimiento fácil.

Y digo que necesitaba algo entretenido sin mucho sentimiento porque: 1) vengo de leer un aburrimiento de libro y 2) también leí uno que me hizo sentir demasiado. Por lo que me vino como anillo al dedo este libro, cumplió su función del momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Herida muy profunda — Marissa Farrar

Detestable error

Caen estrellas fugaces — J. Gil Romero

Charlie Parker — 7. Los hombres de la guadaña — J. Connolly